Navidad I

“Porque su estrella hemos visto en el oriente y venimos a adorarle.”
(Mateo 2,2)

Libre de sombras fue la noche aquella
signada como buena por sus dones,
pues si la luz del orbe hizo una estrella
un Dios Niño encendió los corazones.

Menoscabo de Sí con el que sella
la Majestad del Verbo sus perdones,
que cuanto más declina más descuella
enseñándole al Hombre perfecciones.

Veinte siglos después y renaciendo
en cada Nochebuena vigilada
la Gracia de su Amor sigue ofreciendo…

Y al contemplar la Estrella señalada,
hasta el más pecador va presintiendo
su turbia pequeñez, purificada.

1983

4

4 comentarios sobre “Navidad I

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Le gustaría ser notificado cuando se agregan nuevos poemas?    Sí, por favor No, gracias