Navidad II

Trae, diciembre, una luz a mi ventana
que al expandirse a diáfanos raudales
envuelve con ropajes celestiales
la desnudez ritual de la mañana.

Y su nimbo, surgido de la arcana
constelación de fuerzas siderales,
se derrama en crepúsculos lustrales
sobre mi oscura condición humana.

Con bíblico esplendor de anunciaciones
antecede en el tiempo a la esperada
Noche, que sellará las redenciones.

Desplegará El Espíritu sus alas,
y en la inocente Imagen Encarnada
revestirá el amor todas sus galas.

1985

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Le gustaría ser notificado cuando se agregan nuevos poemas?    Sí, por favor No, gracias