Plus Ultra

Al doctor Carlos Alonso.

Si la ardiente esperanza que me anima
no fuera más que un ansia sin sustento,
¿qué torvo azar en deleznable evento
produce la conciencia que lastima?

Si el caos disolvente está en la sima
de esta fugacidad de nulo intento;
¿qué razón encarniza este tormento
y a la oscura demencia me aproxima?

Carezco de respuesta. Mas, si fuera
toda perennidad una quimera
protestaré mi Fe hacia el orbe entero.

Agotaré la vida si es preciso,
pero he de procurarme un paraíso
solar del alma, ¡triunfo postrimero!

Agosto de 1983


Nota del Revisor: El Dr. Carlos Alonso fue jefe de médicos del Centro Gallego de Buenos Aires, y tuvo mucho trato con el autor. En las cartas entre mi padre y el Dr. Alonso, que forman parte de nuestro archivo, se detalla la génesis de este soneto: ambos estuvieron unidos por el dolor de ver sufrir a sus respectivas hijas a causa de problemas de salud. Dice nuestro autor en la carta que acompañaba a este soneto:

“…porque te comprendo, porque me duele tu dolor y porque desde el fondo de mis lacerantes miedos vivo para ello, te dedico este soneto que escribí en horas de amarga desilusión y recelo.”

El Dr. Alonso, a su vez, en su carta de respuesta le dedicó el poema Solidario, que publicaremos más adelante en la sección de poemas correspondientes a otros autores.

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Le gustaría ser notificado cuando se agregan nuevos poemas?    Sí, por favor No, gracias