Elías

A la muerte de ELÍAS ARMESTO, compañero rotario.

Siempre estará aguardando tu paciencia
al que llega, bajando la escalera,
y tu diestra tendida, la primera,
celebrará, cumplida, la presencia.

Continuará valiendo la prudencia
que al criterio más áspero, atempera;
tu cordial diligencia y la señera
humildad, que dejaste como herencia.

Hoy, mucho más allá de las verdades,
sigues, desde una óptica profunda,
presidiendo este coro de amistades.

Nos dices que la ausencia no es olvido
y que la vida que el amor fecunda,
retoña en el capullo florecido.

Buenos Aires, junio de 1983.


Nota del Revisor: las reuniones del Rotary Club de Constitución se celebraban cada martes al mediodía en el subsuelo de la Confitería “Los Leones”, gran clásico del barrio de Constitución, que se encontraba en la esquina de Avenida Juan de Garay y Salta (Buenos Aires, Argentina). De ahí que el que llegaba, tenía que bajar la escalera para acceder al recinto de reunión. Doy fe que es un retrato preciso de Don Elías Armesto, que fue un hombre pacífico y querible.

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Le gustaría ser notificado cuando se agregan nuevos poemas?    Sí, por favor No, gracias