Elevación

Cuando se hunde el sol en el abismo
de la esfera ignorada, la batalla
crepuscular en su esplendor estalla
secuela de un remoto antagonismo.

A la hipnótica luz del cromatismo
complejo y tornasol de su pantalla,
una dulce embriaguez cerca y acalla
los últimos vestigios de egoísmo.

Por el alto pinar la noche llega.
Arrulla el mar, las horas se suspenden
y el alma de su cárcel se despega.

Ligero, voy hacia la incierta bruma,
mientras las olas, a mis pies, extienden
una senda de plata con su espuma.

Pinares de Maldonado — República Oriental del Uruguay — Enero 1987

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Le gustaría ser notificado cuando se agregan nuevos poemas?    Sí, por favor No, gracias