Los dos mundos

A la muerte.

Aunque te odie con tenaz fiereza
te acogeré, como a una buena amiga,
y hasta quizás el labio te bendiga
si no pierde el sentido mi cabeza.

Cuanto hicieres de mí, no me interesa;
no es tu temor lo que a mi pecho hostiga
sino el hondo dolor que le fatiga
de filial orfandad por tu vileza.

Por ti vivo, escindido, entre estos mundos;
ignorados los dos, ambos profundos,
con alternancias de zozobra y calma.

En uno habita una ilusión postrera
mientras muere, en el otro, prisionera
en una cárcel de aflicción el alma.

15 de diciembre de 1983

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Le gustaría ser notificado cuando se agregan nuevos poemas?    Sí, por favor No, gracias