Mi ventana

Hueco de libertad por donde pasan
buscando otros confines mis anhelos,
a divagar por añorados cielos
cuyos limpios fulgores aún me abrasan.

Ante el poder de tu atracción fracasan
del encierro apacible los señuelos
y en tu marco, venero de consuelos,
los latidos del orbe se retrasan.

Una señal a tu través procuro
que me guíe, cual faro al navegante,
para alcanzar buen puerto de seguro.

Y sé, que al tiempo de la hora incierta
a mi lado estarás, perseverante,
para franquearme el paso, siempre abierta.

1º de mayo de 1987


Nota del Revisor: publicado en El Soneto en la Argentina de Antonio Requeni (1988). Existe una versión posterior, donde elimina la coma tras “paso” en el último verso. Prefiero mucho más esta original. Esa pausa es hermosa.

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.