Navidad XVI

“¿Vosotros, quién creéis que soy yo?”
(Pregunta de Jesús a sus discípulos.)

Hay un Belén que por los aires viene
a derramar su bienaventuranza,
renovando un mensaje de esperanza
que las angustias del vivir contiene.

Nos recuerda Su amor y nos previene,
ante nuestra flaqueza y desconfianza,
que un destino elegido nos alcanza
y que es Su voluntad que lo sostiene.

Si la choza, refugio de animales,
que cobijó la Majestad Divina
se replicó en solemnes catedrales.

Es nuestro ser, al que animó su aliento,
ascua de adoración que se ilumina
de gratitud y festeja Su portento.

2001

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.