Navidad XVIII

“Los primeros en adorarle fueron los animales, y no los hombres.”
(Giovanni Papini – Historia de Cristo)

Tiempo de Navidad que nos regala
los dones de su Fruto más valioso,
el que en prenda se brinda generoso
y un ejemplo de entrega nos señala.

Claudica su poder y nos avala.
Transcurre como río caudaloso
cuyo límpido cauce, correntoso,
curando nuestros males, acicala.

¡Cómo puedo sentirme indiferente
y ajeno a Tu reclamo permanente!
Ahítos de dolor y de injusticia

egoístas uncidos a la infamia,
nos rescata esta Noche en su caricia
la nube redentora de Betania.

2003

Nota del Revisor: este es el último soneto registrado del autor. Abre una puerta a la esperanza que su último soneto fuera uno de Navidad.

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Le gustaría ser notificado cuando se agregan nuevos poemas?    Sí, por favor No, gracias