Otoñal

La lloviznosa y gris tarde de otoño
con su mísera luz, funde las cosas;
y mi errático andar por las baldosas
remeda los pinitos de un retoño.

Mondas ramas, los árboles por moño,
quisieran ocultar indecorosas;
allegando a mi mente tenebrosas
imágenes de duelo y de ponzoño.

Pero uno, cubierto de follaje,
lujurioso y espléndido en su traje
cobija las familias de gorriones.

Y ante la luz del día que se apaga
un jolgorio de píos se propaga
y nos llena de fe los corazones.

Otoño, junio de 2003.


Nota del Revisor: este es el penúltimo soneto formal del autor. Es magistral, hermoso y muy interesante el contraste entre los dos cuartetos, que expresan tristeza y desesperanza, y los dos tercetos luminosos, que abren la puerta a la vida y la esperanza. Estos dos sentimientos contrastantes siempre impregnaron al poeta, tanto más cuanto más se acercaba al fin de sus días.

0
Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Le gustaría ser notificado cuando se agregan nuevos poemas?    Sí, por favor No, gracias